¿Impulsamos el turismo español?

El día 21 a las 00:00h se levanta el estado de alarma y casualmente es el día en el que entramos en la nueva estación, el tan ansiado verano tras estos duros y diferentes meses de primavera que hemos vivido este año.

Con esta nueva normalidad llegan las tan esperadas posibilidades de movernos entre provincias, y este verano tenemos que apostar por España.

Hace algo más de un año estuve en Formentera, la menor de las pitiusas. Esta isla había estado en mi “lista de deseos” inconscientemente desde hace mucho tiempo, tanto que hace siglos cree una carpeta en Pinterest con fotos del lugar. 

Todos los destinos que tengan mar llaman mi atención, eso es así, me encanta el agua y la decadencia marinera o las costumbres de este tipo de lugares, será que lo llevo en la sangre :).

El cielo sobre Formentera es un espectáculo prodigioso incluso en los días más grises. Los vientos tempestuosos de la primavera y del otoño ahuyentan las nubes para, en un cambio constante, traerlas de vuelta raudo y veloz desde otra dirección. A veces, el viento se para o sopla solo tímidamente, otras, arremete con toda su fuerza, y otras recorre los bosques y campos como una suave brisa.

Alma von Bresewitz vía Formenteraguamarina

Formentera surgió de la forma más inesperada, a una amiga le habían ofrecido dos días y tres noches en Formentera a precio de risa con la estancia a media pensión y el ferry desde Dénia en el puente de mayo y no me lo pensé ni una vez, además ella vive en un pueblito cerca de Finestrat y tenía alojamiento para el día que tuviera que hacer noche.

En Formentera no te pierdas…

  • La playa de Ses Illetes, situada en el Parque Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera, ha sido elegida como una de las mejores playas de España durante varios años, rodeada de una naturaleza impresionante y unas aguas azul turquesa deja sin palabras a todo el que la pisa.
  • El atardecer desde el Faro de Barbaria, famoso por la peli Lucía y el Sexo. Recorrer la larga carretera rodeada de pinos que te lleva hasta el faro es una delicia, solo tienes que cerrar los ojos y respirar aire puro. Yo iba en escooter, así que las sensaciones de respirar aire puro aumentaban exponencialmente.
  • El Pilar de La Mola y sus molinos. A mi personalmente fue la zona que más me gustó, me parece que es lo menos explotado, a simple vista claro, y lo más auténtico, imagino que allí es donde más autóctonos hay y es que me imagino todas esas fincas payesas con sus gentes al sol mientras trabajaban la tierra, todo lleno de higueras y molinos, súper bonito, creo que esta es la Formentera más auténtica.
  • El Faro de la Mola. Situado en uno de los extremos de la isla, sobre acantilados impresionantes, es muy bonito ir hasta allí también.
  • Es Caló de Sant Agustí. Es un pequeño pueblo costero formado en torno a la costa que se encuentra en la carretera que se dirige a La Mola. Está lleno de pequeños barcos con sistema de raíles para la subida y la bajada, no se como se llaman estos sistemas allí, donde yo vivo se les llama anguileras. Me hubiera encantado sumergirme en aquellas aguas y nadar y meterme debajo de agua. Aquel lugar me transmitió algo especial. Encima de las casetas de pescadores había un montón se “sequeros” para el pescado. El pescado seco o Peix Sec es muy famoso allí y con él se elabora la famosa ensalada payesa. A mi me encanta, mis abuelos siempre han secado pescado de forma artesanal en casa y para mí es un manjar, que pena que donde lo pedí no tenían.
  • El mirador de Formentera, un pequeño balcón que se encuentra en la carretera de subida hacía La Mola, tienes que ir con ojo, nosotras yendo hacía arriba lo pasamos sin darnos cuenta. Desde allí hay una vista increíble de toda la silueta de la isla.
  • Los bocatas del Forn Sant Ferran. Formentera es cara, nosotras comimos pasta un par de días, una ensalada y hamburguesas otro día pero para el almuerzo siempre nos cogíamos bocadillos con embutido casero que hacían en este horno que está en la carretera de Sant Ferran de Ses Roques (no encuentro enlace en internet para compartirlo) y nos pasábamos en la playa hasta las 5 o así.
  • Cala Saona, con unas vistas preciosas hacía Ibiza y Es Vedrá.
  • Alquilar unas bicis para un paseo. Formentera es pequeña pero a no ser que tengas buen fondo físico, no la recorres en bici en dos días, al menos eso es lo que yo pienso. Nosotras alquilamos un par de bicis una de las mañanas para dar un paseo en un punto del Cami Can Simonet hacía la Playa de Migjorn pero no recuersdo la empresa, fue la misma con la que cogimos la scooter en el puerto de La Savina, hay varias en estas carretera y los precios son similares. Desde aquí fuimos hacia la carretera principal dirección La Mola, paramos en Es Caló y recorrimos algunos caminos secundarios. Estuvo genial, es un plan muy recomendable, Formentera está llena de carril bici en la carretera y además tiene 32 rutas verdes para hacer a pie o en bicicleta alrededor de toda la isla.

Tips para disfrutar de la isla sin arruinarte.

Nos alojamos en el Hotel Rosamar, un hotel de toda la vida reformado, súper limpio, el personal muy amable y el buffet riquísimo. Situado en Es Pujols, muy cerca de Illetas, en una zona muy tranquila sin ruidos, lo recomiendo de verdad.

Te recomiendo que cojas una scooter, en el Puerto de la Savina hay un montón de locales donde las alquilan a precios bastante económicos, es lo más cómodo para moverse y también lo más económico. 

Para comer, Es Pujols es muy económico, pues es una zona llena de restaurantes italiano donde por unos 30€ comen perfectamente dos personas. Como os decía antes, no puedo hacer ninguna recomendación en este aspecto porque fuimos básica con la comida. 

Para llegar a la isla la opción más económica es el ferry que llega desde Dénia en 2 horas y media, se pasa muy rápido y es muy cómodo. 

Y hasta aquí mi entrada sobre Formentera, no ha sido una entrada de viajes al uso, estuve poco tiempo y me quedó muchísimo por descubrir, me encantaría volver con tiempo ilimitado, bañarme en el mar, degustar su gastronomía y vivirla de otra forma, quizás algún día. El único secreto, como en todos los viajes, es que explores y te dejes llevar. 

Hasta pronto.

Cristina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *